ALFONSO LAMBE
ENVIADO DE MARIA
www.alfonsolambe.org

Por Germán Mazuelo Leytón 

Alfie en un campo agrícola en Trujillo, Peru.
Alfie en un campo agrícola en Trujillo, Perú.

"Respondióle Jesús: ¿darás tú la vida por Mí?" (Juan XIII, 38)


"Casi todo lo grande ha sido llevado a cabo por la juventud"
(Benjamín Disraelí)

Bookmark and Share  
A MODO DE INTRODUCCIÓN:

Requerido por el estimado amigo y hermano en María, D. Germán Mazuelo Leytón, me permito poner, siquiera sea unas letras, en el opúsculo que va a publicar, haciendo interesantes referencias sobre el esforzado y magnífico legionario de María, Alfonso Lambe, el Enviado del Organismo Central de la Legión de María, Movimiento Apostólico Mariano que tiene su sede en Dublín.

El autor se refiere a varias facetas de su personalidad; haciendo resaltar su gran amor a la Santísima Virgen, que lo llevó, literalmente a sacrificarse por hacerla conocer, amar y servir, con cuantas personas se puso en contacto, en casi todas las naciones de América del Sur donde es recordado con gran aprecio y en las que dejó huellas profundas de su apostolado mariano- legionario. A tal punto se dedicó a su obra apostólica, que no reparó en cuidar su salud, que se resintió tan seriamente que, como dice Germán, lo llevó al sepulcro.

Germán quiere hacer esta publicación, en ocasión y motivo de conmemorar el 25 aniversario del establecimiento de la Legión en su pueblo natal de Oruro que de esta manera rendirá su homenaje póstumo al gran legionario.

Hubiera deseado añadir algo más, pero, por circunstancias de salud y premura del acontecimiento citado, pongo punto final a esta breve introducción, no sin antes hacer votos fervientes, por que las cualidades de apóstol esforzado y ferviente, caten en el hermano Germán Mazuelo, también Delegado de Dublín en nuestra nación.

Mons. Agustín Arce Mostajo


TULLAMORE

Es en esta pequeña población de la Irlanda católica que nace Alfonso Lambe el 24 de junio de 1932, en el seno de una humilde familia "donde la voluntad de Dios es aceptada en silencio y con humildad cualquiera que sea".

La familia Lambe era estimada en gran manera por cuantos era conocida, y es en ese ambiente cristiano que transcurren los primeros años de Alfie.

Inteligente, siempre risueño, pero profundamente religioso, es que a la temprana edad de 13 años decide ingresar en la Congregación de los Hermanos Cristianos, para ser recibido dos años después, y para ser más exactos el 8 de septiembre de 1948 junto a otros 49 postulantes en el noviciado que dicha Congregación tiene en Dublín.

Más en esa su decisión tan anhelada no puede seguir adelante, debido a que sus superiores juzgaron que su salud no era lo suficientemente vigorosa.

Para el sensible temperamento de Alfie, este hecho había de significar una dura prueba.

¡Parecía que todos sus sueños se le habían acabado!

Más como la Sagrada Escritura nos advierte que "todas las cosas nos encaminan al bien cuando se ama a Dios", Alfie encontró su vocación por otros caminos. Mientras uno se le cerraba, otro se le abría.

LA LEGIÓN DE MARÍA

En Tullamore, existía un Praesidium de la Legión de María, él había escuchado sobre tal organización cuando estuvo en el noviciado en Dublín. Alfie amaba a la Madre de Dios y no tardaría en ingresar a la Legión a la edad de 18 años, entregándose desde entonces a trabajar en ella con todas las fuerzas de que fue capaz.

Sus compañeros de apostolado advirtieron prontamente como se había asimilado en Alfie el espíritu legionario.

"CREO QUE PUEDO HACER MAS BIEN EN EL MUNDO QUE EN UNA ORDEN"

Esas palabras se las había dicho a su madre y calaron profundamente en aquel tímido muchacho de Tullamore, al que la Santísima Virgen habría de destinarle a realizar "grandes cosas por Dios y por la salvación de las almas".

Seamus Grace, que se había hecho legionario a temprana edad juvenil, organizaba equipos de legionarios varones con el fin de extender la Legión en los ambientes masculinos. El trabajo del equipo de propaganda fue exitoso y así en el verano de 1951, Seamus organizó diez equipos de propaganda, cada uno integrado por tres legionarios.

Cada equipo misionero, debía dedicar a la citada labor de extensión un tiempo de diez días, al cabo del cual habían dejado instalados una veintena de nuevos Praesidia. Un año después Seamus contaba con cien legionarios dispuestos a cumplir la misma labor, distribuidos en treinta equipos que ahora los integraban también señoras y señoritas.

—"Buenos días. Yo soy Alfie Lambe", dijo el joven que acababa de ingresar en una de las oficinas del Cuartel General de la Legión en Dublín.
-"¿Qué edad tiene Ud.?"
—"Dieciocho años".

¿Era este el jefe de grupo que le había recomendado Tom Couley, Presidente del Praesidium de Tullamore?... Seamus Grace no acababa de salir de su asombro. Era demasiado joven para nombrarle jefe de uno de los grupos, de tal manera que Alfie fue a integrar el grupo que el mismo Seamus dirigía y nombraron a otro en lugar suyo.

Para la campaña del verano siguiente había sido nombrado jefe de equipo, ya que Alfie había dado muestras de sus excelentes aptitudes y adquirido la suficiente experiencia.

EL ENVIADO

El Concilium había encargado a Alfie que desplegara una labor de expansión y supervisión de los grupos más alejados. Semanalmente Alfie debía enviar a su amigo Seamus un detalle del trabajo que cumplía y que lo cumplía a cabalidad.

Naturalmente era un trabajo algo delicado, pero feliz. Esa alegría apostólica, reflejan sus informes enviados a Seamus, el cual supo guiar óptimamente el trabajo de Alfie, impartiéndole oportunos consejos y directrices.

Un día, Alfie recibe la noticia de que su entrañable amigo de Dublín, había sido designado como Enviado del Concilium a Sudamérica y encontrábase preparando ya el viaje que debía emprender en poco tiempo más, Seguro ahora de su vocación, a los 19 años de edad, Alfie se ofrece al Consejo Supremo de la Legión, como Enviado… y en la junta del Concilium Legionis del mes de abril de 1953 ambos legionarios; son nombrados oficialmente Enviados de la Legión de María.

IMPRESIONANTE PARTIDA

En la fiesta de Nuestra Señora del Carmen de 1953 el aeropuerto de Shannon es escenario de una multitudinaria concentración legionaria, es el día señalado para que los dos jóvenes Delegados del Concilium tomen vuelo a Nueva York de donde una semana más tarde se dirigirían a Bogotá.

En la capital colombiana se produce un feliz encuentro: a poco de arribar los neo-enviados, llega al mismo aeropuerto procedente del Perú la filipina Joaquina Lucas, que hasta entonces había sido la única Enviada que trabajaba en el inmenso continente americano.

La facilidad con que Alfonso aprendió el español, en el que le llevaba ventaja Seamus Grace, motivo por el cual fueron destinados en un principio a trabajar juntos, fue realmente admirable. Así una vez adaptado al modo de vida, idioma y costumbres propias de la región, después de extensa labor cumplida en Colombia junto a Seamus, a principios de 1954 el Concilium solicitó del Hno. Lambe dirigirse inmediatamente al Ecuador en donde el Obispo de .Ambato había solicitado ayuda para la implantación de la Legión en su Diócesis.

MUCHO TRABAJO Y POCAS PALABRAS

Monseñor Bernardino Echeverría, Obispo de Ambato, Ecuador, acogió al Enviado con mucha solicitud. Convirtiéndose dicho Prelado en uno de los más firmes propulsores de la Legión en el Ecuador.

A la respuesta del Hno. Lambe de que al siguiente día serían establecidos los dos primeros Praesidia en Ambato, Mons. Echeverría le respondió: "¡Así me gusta! Mucho trabajo y pocas palabras".

Y así fue, a las dos semanas de su llegada a Ambato, ya tenía en proyecto establecer cuatro Praesidia más.

LA CONFERENCIA DE LOS OBISPOS

Un día el Obispo de Ambato, le invita al Hno. Lambe, acompañarle a Quito, la capital. ¿El motivo?... ¡asistir a la Conferencia de los Obispos! Se venía celebrando el Año Mariano, y Monseñor Echeverría tenía el propósito de proponer al Episcopado Ecuatoriano, la implantación de la Legión de María, como homenaje a Nuestra Señora.

En Quito, el Prelado y Alfie, visitaron al Nuncio Apostólico, a quién le fue manifestada dicha iniciativa. El Nuncio que conocía "el concepto que se tenía de la Legión en Roma", señaló que "nada le podía ser más grato".

Ya en la reunión episcopal, Mons. Echeverría propuso a los Señores Obispos ecuatorianos la implantación de la Legión en todas las diócesis del Ecuador, testimoniando, con profunda efusión y convicción su confianza de que la institución de la Legión "no se trata de una ilusión pasajera, todas las pruebas pregonan que será algo permanente".

El Episcopado en pleno, salvo uno de los Prelados, decidieron fundar la Legión en sus respectivas Diócesis.

Presentado por Mons. Echeverría, Alfie con sencillez y tranquilidad, en un idioma que sólo había comenzado a hablar hacía unos pocos meses, se dirigió a las más altas jerarquías, agradeciéndoles por la decisión que habían tomado y ofreciéndoles sus servicios para llevar a cabo la heroica empresa de conquistar el Ecuador para la Legión de María.

De regreso en Ambato, el 25 de marzo de 1954 es instituida la primera Curia de la que pasan a formar parte ocho Praesidia.

QUITO, LA CAPITAL

Puesto que había recibido del Cardenal de La Torre, la aceptación de fundar la Legión en Quito, en ella constituyó varios Praesidia. Es notable, que Alfie no solamente habíase preocupado de establecer Praesidia parroquiales, sino que también entre los réprobos de la sociedad humana. Constituye Praesidia entre los leprosos y presos, esfuerzos que se vieron coronados con la fundación de la Curia de Quito el 27 de junio de 1954.

Guayaquil, Ibarra, Bolívar, son las Diócesis que pronto recibirían a la Legión de María. Empezaba apenas la gran tarea que a pasos gigantescos pero seguros habría de realizar Alfonso Lambe durante casi seis años.

De Colombia llegan en ayuda del Enviado tres legionarias de mucha experiencia apostólica, a las que posteriormente se sumaría una cuarta.

Con ellas, pudieron desplazarse hasta Esmeraldas, Bahía, Manta, Portoviejo, Guayaquil, Ibarra Guaranda, Riobamba, Cuenca, Loja... En Bahía establecieron 20 Praesidia en dos semanas.

Tal fue el trabajo expansionista desplegado, que en la Primavera de 1955, todas las Diócesis del Ecuador habían recibido ya a la Legión de María.

Semejante esfuerzo, hubo de tener sus consecuencias. Alfie fue adelgazando y contrajo la enfermedad tropical de la disentería amibiásica. El médico le prescribió dieta rigurosa, pero con una constante irregularidad en las horas de comer, ¿podía Alfie cumplirla?

NECESITAMOS URGENTEMENTE DE UD. EN BOLIVIA

Los Nuncios Apostólicos en el Ecuador, Colombia y Bolivia, sostuvieron por aquel entonces una reunión en Quito. Mons. Mozzoni el Nuncio en Bolivia le dijo: "Venga Ud. junto a nosotros; le recibiremos como a un Enviado del Señor y del Concilium".

El viaje del Ecuador a Bolivia, exigía la necesidad de pasar por el Perú, Alfie fue instruido de pasar allí "un pequeño descanso"

PERÚ

El "descanso de Alfie en el Perú, nos lo relata él mismo:

"En el Ecuador me alegraba la perspectiva de mi viaje al Perú; me figuré que tendría vacaciones, pero la semana pasada he trabajado con más agobio que nunca".

¿Descanso?... Alfie nunca se acostaba antes de la media noche y generalmente esa era la hora de tomar sus comidas.

Hacían cinco semanas que en el Cuartel General de Dublín, nada se sabía de Alfie y había sido calificado de "Enviado desaparecido", ya que por norma semanalmente debía dar cuenta al Concilium a través del Hno. Frank Duff del desarrollo de su trabajo. ¿Qué había pasado con él?, ¿habría que mandarle un cable preguntando cómo está?... pero nadie sabía dónde se encontraba.

Las serias preocupaciones que surgieron, desaparecieron inmediatamente en Dublín al recibirse un grueso sobre franqueado en el Brasil:

"¡Uds. deben haber pensado que yo he desaparecido de la faz de la tierra!... Las semanas pasadas han sido de un trabajo intenso y de una actividad loca. Hemos viajado por el Perú, en avión, en tren, en bus, en burrito y a pie. Unas veces calcinados por el ardiente sol tropical; otras azotados por el helado viento de las cumbres... el resultado neto de nuestros esfuerzos es el siguiente: nuevas Curiae en Perú: en Trujillo, Cuzco y Puno, y la primera Curia de Bolivia, en la ciudad capital La Paz, se llevó a- cabo bajo los mejores auspicios. Su Excelencia el Arzobispo de La Paz se dirigió a los legionarios, dando clara evidencia de su convicción de que la Legión estaba destinada a hacer grandes cosas en Bolivia. Su Obispo Auxiliar, que estaba presente, es actualmente Director Espiritual de la Curia".

"En este momento estoy volando sobre las cumbres de los Andes en Bolivia, a unos 17.000 pies de altura. Hace veinte minutos dejé el aeropuerto de La Paz acompañado de Mons. Untiveros de Lima, quién está de ruta hacia Río de Janeiro al Congreso Eucarístico. Fuimos despedidos por un enorme grupo de legionarios que nos ofrecieron bellos bouquets de flores. Les escribo desde el avión porque es el único tiempo que me queda libre".

Solamente bastan leer esos párrafos escritos por Alfonso Lambe para darse cuenta de la intensidad que había alcanzado su labor.

EL CONGRESO EUCARISTICO

En el mes de julio de 1955, había de realizarse en Río de Janeiro el Congreso Eucarístico Internacional.

Encontrábase por entonces difundiendo la Legión en el inmenso Brasil, la Enviada Joaquina Lucas, a quién con motivo del Congreso uniéronse Alfie, y las dos nuevas Enviadas; Mary Clerkin que había sido destinada al Brasil para coadyuvar con Joaquina, y María Diepen, holandesa, designada Enviada para las Guayanas Holandesa y Francesa.

Los cuatro Enviados trabajaron junto a los legionarios de Río en el stand que éstos habían instalado. En él, pudieron contactarse con miles de personas. Alfie pudo conversar sobre la Legión con Nuncios, Cardenales, Arzobispos, Obispos, sacerdotes, religiosos o seglares. Todos quienes eran contactados por Alfie eran conquistados también para la Legión.

En el Brasil convinieron los Enviados, que Joaquina trabajara en el norte y Mary Clarkin en el sur, Alfie habría de asistir a Mary que daba inicio a su trabajo, a ellos uniéronse cinco legionarios de Río de Janeiro.

El Arzobispo de Sao Paulo había autorizado --durante el Congreso Eucarístico — la implantación de la Legión en su vasta Arquidiócesis. Veinticinco Praesidia fundados en un mes, fueron el resultado del trabajo de los siete legionarios. Formaron también un Praesidium entre los residentes polacos y otro de rito oriental.

CAMPAÑA EN LA ARGENTINA

El 18 de octubre de 1955, fue instalada la Curia de Sao Paulo. Después Alfie, emprendió viaje a la Argentina, ya que había recibido un telegrama del Concilium que decía: "Concilium recomienda campaña de propaganda en la Argentina".

El trabajo que le esperaba sin duda, alguna, era colosal. En Buenos Aires, no existían sino unos pocos Praesidia que habían sido autorizados para funcionar en casas religiosas, mas no en Parroquias.

El Nuncio Apostólico en la Argentina prometió al Enviado que en la reunión general del Episcopado hablaría acerca de la Legión de María. El Cardenal Caggiano, Arzobispo de Rosario, convencido del valor de la Legión le prometió lo mismo, sólo que Alfie debía esperar, hasta que la Asamblea Episcopal se realizara.

Realizada ésta, y durante todo el año siguiente visitó casi la totalidad de las Diócesis de la Argentina. En sus informes van pasando muchos nombres y ciudades: Santa Fe, Córdoba, Mendoza, Tucumán, La Patagonia, San Nicolás, Corrientes, Mercedes...

AYUDA DE CASA

"El país lo necesita a Ud. ahora, mañana puede ser tarde" le había escrito el Nuncio en La Paz. Por ello Alfie se puso muy contento en cuanto se le comunicó que una legionaria de Wales: Oonagh Magdalena Twomey, probablemente iría como Enviada a Bolivia. Más de seis Obispos bolivianos habían solicitado la fundación de la Legión en sus jurisdicciones.

Se convino en que ambos Enviados se encontrarían en Asunción, Paraguay, y desde allí después de una mediana estadía Oonagh Magdalena habría de dirigirse a su campo de acción: Bolivia.

LABOR EN EL PARAGUAY

Algún tiempo atrás, los Padres Redentoristas americanos habían instalado en su Parroquia de Asunción unos Praesidia, era menester impulsar a estos grupos y tal vez organizar una posterior labor de expansión. Era necesario también visitar estos Praesidia para animarlos y constituirlos definitivamente.

La ocasión de formar otros Praesidia no se hizo esperar. Alfie y Oonagh visitaron al Arzobispo de Asunción quién de inmediato les otorgó el permiso para que fundaran la Legión en toda su Diócesis. El Arzobispo desde un principio mostró un notable aprecio por la Legión, la que fue propagándose rápidamente, constituyéndose en el mes de enero de 1957 una segunda Curia en Asunción con una docena de Praesidia. Había sido fundada también una Curia en Villarica.

Seamus Grace había retornado después de tres años a Irlanda, y contraído matrimonio con una legionaria, Alfie tenía la esperanza de que Seamus fuera al Ecuador. Ahora ya no podría. Por ello Alfie solicitó anuencia del Concilium para retornar a dicho País. En viaje al Ecuador hizo escala por breves días en La Paz.

En el Ecuador, Alfie pudo constatar que la Legión había florecido y se había multiplicado por doquier, llegando a ser "en poco tiempo, el movimiento católico más significativo de la nación".

NUEVAMENTE BOLIVIA

Después de permanecer en el Perú por espacio de una semana, prosiguió viaje a Bolivia, para lo cual habiéndose constituido un grupo de seminaristas ecuatorianos, "en La Paz no había sido necesaria la intervención del decidido grupo; había ya una Curia trabajando activamente é incluso estaba allá Oonagh. En cambio se insinuó a Alfie que probara su suerte en Oruro. Esta ciudad situada a 4.000 metros sobre el nivel del mar, es el centro de la minería y, por lo mismo, está principalmente poblada de mineros, que extraen del suelo andino-boliviano las más estimables riquezas: metales preciosos, antimonio, zinc, volframio. La ciudad es considerada como un reducto del comunismo".

En Oruro, Alfie y los seminaristas ecuatorianos permanecieron algo más de dos semanas, fundaron unos diez Praesidia para culminar dos semanas después, el 7 de septiembre de 1957 con la instalación de la primera Curia. A la junta asistió Mons. Jorge Manrique, entonces Obispo de Oruro y que hasta hacía poco había sido Obispo Auxiliar del Arzobispo de La Paz y primer Director Espiritual de la Curia de dicha capital.

RETORNO A LA ARGENTINA

En el tiempo que Alfie había permanecido anteriormente en la Argentina, recordaremos que la Legión no había podido ser introducida en Buenos Aires, que por entonces constituía una sola Diócesis. El crecimiento de la urbe hizo imperiosa la necesidad de subdividir ésta en varios sectores con un Obispo al frente de cada uno de ellos.

Uno de los nuevos Obispos, un salesiano, no dudó en introducirla en su Diócesis. Poco a poco las otras circundantes también abrieron sus puertas a la organización y el 9 de diciembre de 1957, el Arzobispo de Buenos Aires, concedió su anuencia para que sea fundada en la misma Capital Federal.

AHORA EL URUGUAY

A comienzos del año 1958, Alfie pudo dar cumplimiento a una de sus aspiraciones apostólicas: viajar al Uruguay. Funcionaban en Montevideo unos pocos Praesidia que habían sido organizados por sacerdotes extranjeros, más no existían.

Como era norma en Alfie, visitó al Nuncio Apostólico, que había conocido la Legión en París. No podía nuestro Enviado contar con mejor apoyo. El Arzobispo de Montevideo no dificultó la erección de la Legión en su Diócesis y otorgó el permiso.

Entre Uruguay y Argentina, Alfie desplegó una agotadora labor. Los horizontes apostólicos se le habían ampliado, ejercía su labor desplazándose con frecuencia entre ambos países. En Montevideo se instaló la Curia el 15 de junio de 1958.

OBISPOS LEGIONARIOS

Monseñor Corso, fue nombrado Obispo Auxiliar de Montevideo, y al igual que Monseñor Bogarín el nuevo Obispo Auxiliar de Asunción y otros Prelados latinoamericanos antes que ellos, hizo públicamente la promesa legionaria el día de su consagración episcopal.

Poco a poco, los Obispos uruguayos recibieron al Enviado y con él a la Legión de María.

ENVIADO SIN REPOSO

Recordaremos que en el Ecuador Alfie había contraído la disentería amibiásica, enfermedad que le producía frecuentes dolores y malestares de estómago.

"¡Ah esa es la enfermedad profesional de los enviados de la Legión!", replicaba cuando sus amigos le aconsejaban que reposara. El intenso trabajo que venía desplegando iba declinando sus fuerzas. Se le aconsejó que se limitara sólo a organizar grupos de propaganda, pero eso para Alfie era imposible.

Algo que le llenó de profunda alegría fue la instalación de la Curia en el núcleo central de Buenos Aires, el 4 de agosto de 1958, la que había sido conformada con 23 praesidia.

En diciembre del mismo año, el Arzobispo de Córdoba, otorgó el permiso para introducir la Legión en su diócesis dándole a Alfie su bendición.

"Alfie no se encontraba bien y a cada instante se sentía peor. Su palidez advertía que algo no funcionaba normalmente". De urgencia fue llevado a un sanatorio y los exámenes revelaron: úlcera sangrienta en la base del estómago. Fue sometido a cuidadoso tratamiento y la hemorragia pudo detenerse. Pero los médicos aconsejaron operación.

Naturalmente el Concilium se hallaba seriamente preocupado por la salud de su Delegado y habíale aconsejado retornar a Irlanda para restablecerse. Para Alfie no había motivo de hacerlo.

"TENEMOS TAN POCO TIEMPO"

"Ustedes parecen haber dado demasiada importancia a mi carta de Córdoba" escribía al Concilium el 30 de diciembre de 1958, en que sería la última carta de su vida. A su madre habíale escrito lo siguiente: "Debemos rezar, ¡tenemos tan poco tiempo!".

¡SARCOMA LINFÁTICO!

El 9 de enero debía ser sometido a intervención quirúrgica. Los cirujanos tuvieron que cerrar la herida porque Alfie tenía un sarcoma linfático, una de las úlceras cancerosas más peligrosas, todos los órganos vitales los tenía contaminados, estaba lleno de ellas.

Alfie padeció mucho los días subsiguientes, solamente los más allegados habían sido autorizados para visitarle, uno de ellos era Mr. Horan, por entonces Embajador irlandés, quién daba cuenta al Concilium cada dos días del estado de Alfie.

MISIÓN CUMPLIDA

"La campaña ha tocado a su término: he aquí un legionario muerto noblemente con las armas en la mano. Por fin llegó la hora de ser confirmado en el servicio: por toda la eternidad será legionario, porque la Legión es quién le ha forjado su eterno destino, ha sido la médula y el molde de su vida espiritual", estas bellísimas palabras son del Manual legionario y esa característica tuvo el deceso de Alfonso Lambe.

Con tanta seguridad uno de los telegramas recibidos en el Concilium decía: "ALFIE SE REUNIÓ CON EDEL HOY".

EL CORDERITO

El 21 de enero de 1959, llegaron a término los sufrimientos de Alfie, en la fiesta de Santa Inés "agnus nive candidor" —"cordero más blanco que la nieve". El mismo día existe la costumbre de ofrecer al Santo Padre todos los años, dos corderos inmaculados. Alfie era conocido en todos los lugares que había recorrido como: "El Corderito", merced a su apellido, porque Lambe en la forma primitiva de Lamb significaba cordero.

HONRAS FÚNEBRES

El Cardenal-Arzobispo de Buenos Aires le administró los últimos sacramentos y el Nuncio de Su Santidad le impartió la última bendición.

Acompañó al heroico legionario hasta su última morada un numeroso grupo de sacerdotes y hermanos legionarios, quienes al ser depositado su cuerpo inerte en el panteón de los Hermanos Cristianos entonaron la Cadena Legionaria con el Magníficat. Era la oración con que sus compatriotas irlandeses habíanle despedido al partir a las Américas, la oración que como legionario de María recitaba todos los días y era la oración con que sus hermanos le despedían al final de su vida.

ALFONSO LAMBE - EDEL QUINN

"Alfie joined Edel today" — "Alfie reunióse a Edel hoy"—, expresaba el cable recibido en el Concilium.

La Legión necesitaba dos modelos de sus propias filas, para sus hombres y para sus mujeres, y Dios nos los da: Alfonso y Edel, dos vidas paralelas que arden en el mismo fuego y se consumen en el mismo altar.

Alfie fue inhumado en el mausoleo de los Hermanos Cristianos, Congregación a la que un día había solicitado ingresar en Irlanda y de la que tuvo que salir por su precaria salud. Edel Quinn que por el mismo motivo tampoco había podido desarrollar su inclinación a la vida religiosa fue enterrada con el hábito de las Hermanas de la Preciosa Sangre.

Pero ambos que habían profesado desde su más temprana edad una tierna devoción a la Santísima Virgen, cargaron sobre sus hombros la tarea de propagar la Legión de María.

¿Y RUSIA?

"Si nada hacemos con respecto a Rusia, entonces es como si implícitamente reconociéramos que existe una dificultad a la cual no podemos vencer, esto sería una falta de confianza en Dios y en su Santa Madre. Si decimos que el tiempo no es propicio, esto casi implicaría que nosotros culpábamos a Dios de que nada le importa la salvación de tas almas de la generación presente. Si siempre aguardamos, nos moriremos y el trabajo quedaría sin hacer hasta que otros lo realicen".

Alfonso Lambe, había alcanzado un celo apostólico tal, que diríamos fue universal.
Había empezado a aprender ruso, había hecho los arreglos correspondientes para traducir el Manual al ruso, hasta había acudido a la Legación soviética para solicitar visado. Multiplicó su contacto con los cristianos ortodoxos que constituyen un numeroso grupo en aquella metrópoli. En caso de ir a la Unión Soviética tenía la intención de sacar un nuevo pasaporte indicando la ocupación de estudiante.

Efectivamente, el que fuera Embajador irlandés en la Argentina, nos narra: "en el nuevo pasaporte sacado poco antes de su muerte, él había escrito: estudiante".

"Aún cuando la Legión no hubiera hecho otra cosa que dar a un hombre de la talla de Alfonso Lambe, ya sólo Dios por eso la bendeciría" escribió el Arzobispo de Salta, Monseñor Tavella.

"Sé que cuando Cristo me envía puedo hacerlo todo" había dicho, "con esta fe VIVIÓ la Legión y de ella sacó su amor a la gente de toda condición". Su fuerza estaba centrada en una FE "perfectamente serena", y una ilimitada confianza en María Santísima. "Finalmente su temperamento amable, simpático y tranquilo le dio" acceso a una gran diversidad de gentes. Quizá también a la luz de un cuento que contó él mismo:

Leí una vez que Dios se muestra a cada pueblo según su temperamento; a los alemanes les muestra su poder; a los ingleses su justicia, a los franceses su armonía infinita, más a los irlandeses sólo les muestra su sonrisa".

ORACION

¡Oh Dios! que con tu infinita misericordia inflamaste el corazón de tu siervo Alfonso Lambe de un amor sin límites a Ti y a María; amor que exteriorizó en una intensa vida de trabajos, vigilias y sacrificios para la salvación de almas, concédenos, si es Tu Voluntad, que logremos por su intercesión, lo que no podemos conseguir por nuestros méritos. Por Jesucristo Nuestro Señor, Amén.
(Con aprobación eclesiástica)

Los favores atribuidos a la intercesión del Siervo de Dios Alfonso Lambe deben ser comunicados a:

Legión de María
Senatus de Buenos Aires
Somellera 348-(1846) Adrogué
Buenos Aires, Argentina
.